Soberbia: Una inauguración mal anunciada

Lo bueno: la fiesta es por mucho una de las mejores de la ciudad.
Lo malo: 3 horas de fila y los heterosexuales nuevamente apropiándose de nuestros espacios.

Anuncios