Así somos los Escorpio

Entonces, me vuelvo a guardar mi intimidad para mi. Ya sólo mis gatas me verán desnudo, porque el privilegio ya no será más tuyo, ni mío.