Regresar el tiempo

Quiero regresar el tiempo, donde podía verte entre semana y no preocuparme si al día siguiente iba a trabajar. Escuchar a Belanova mientras nos besábamos a escondidas en tu cuarto, antes de que tu mamá nos llamara para comer.

Regresar tiempo atrás, cuando podíamos ir cada viernes a la puri y no estar preocupados de que el día de mañana teníamos que ser adultos responsables; acabar bañados en cervezas, derramando brillantina, besándonos con extraños, y después dormir abrazados.

Que ahora la ciudad nos separa en grandes distancias y el tráfico me da una ansiedad y ganas de matarme. Que espero a que sean las siete para poder salir de mi trabajo tóxico y poder ir a verte. Y que ahora solo es un ratito, porque mañana también hay que trabajar y tu vives en el sur y yo en el norte, y para verte de forma efímera me hago dos horas en el metro y también dos de regreso.

Que esperamos los fines ansiosos para así poder besarnos todo el día, ir al cine y por un helado. Comer de todo y después que me comas a mi. Ocultarnos bajo las sábanas para despistar al tiempo, y así pase lento.

Y me gustaría regresar el tiempo donde también salía todo los fines con mis amigas, enamorarnos de la noche mágica y ponernos pedas y drogadas.

Pues la vida antes no nos pesaba tanto como pesa ahorita, y de pronto sentí un miedo al futuro, y de no verme en cinco años. Un miedo a que tampoco estés tu aquí conmigo, porque el tiempo nos separa y ya luego es más difícil vernos. Que mis amigas harán su vida y se enamorarán, quizá y se casen y de mi se olviden.

Por eso me gustaría regresar el tiempo, donde siempre nos veíamos, donde brillábamos con iluminador barato, tomando cervezas y perreando.

Y ahora que escucho la de Ribs de mi Lorde, lloro como niño porque me esta doliendo mucho crecer y madurar, si hace diez años era feliz y no lo sabía; ahora añoro esos tiempos tan fáciles, donde amarte era fácil también, y teníamos tiempo de sobra.

Lo siento, pues he cambiado. Y ahora que me veo al espejo ya no me reconozco a veces. Y trato de guardar mi esencia y recordar tus besos, pero la prisa de llegar, de salir, de escapar de esta ciudad, me hacen olvidar lo que realmente soy y esto, ya no es vida. Por las noches tengo miedo de despertar y ya no recordarte y que tú no me recuerdes, de verte como un extraño y ya no quererte; de ya no quererme a mi.

Y no sé si este destinado a ser un hombre solitario. Por eso quiero regresar el tiempo, a dónde todo era más fácil.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s