Así somos los Escorpio

Desnudo, en mi cama paseando mis manos cerca de mis vellos, a altas horas de la noche mientras escucho alguna canción de Lana del Rey, me acuerdo de ti.

Me veo al espejo que tengo frente a mi cama, me veo desnudo lleno de lunares y estrías que el tiempo me han dejado. Sólo quiero llorar, porque nadie más que mis gatas y tu me conocían desnudo, vulnerable.

Acostado, en esta atmósfera íntima, envuelto en una oscuridad perpetua, mientras todos duermen. Trato de invocarte, por medio de magia. Que de pronto, y por algún milagro me aparezca en tus sueños y te haga extrañarme.

Me acuesto, y una brisa entra a mi habitación y recorre mi piel que pronto se eriza y más me da frío. Toco mis nalgas, donde antes te acostabas, cuando decías que eran tus almohadas favoritas. Recuerdo el roce de tus manos; cuando me tocabas como si fuera todo un ritual.

Trato de llamarte por medio de la magia, pero a quien engaño si ni magia tengo. Me imagino que entras con gran sigilo a mi habitación y vuelves a tocar mi cuerpo. Y verás, no me interesa cederle mi intimidad a cualquier vato que no sepa cómo hacerme sentir seguro y feliz, así como tú lo hacías.

Me da flojera volver a educar a alguien más para que entienda mi cuerpo, así como tu lo hacías. Me da miedo por las noches, imaginarte con alguien más.

Ya deberías saber que soy rencoroso, así somos los Escorpio; pero cuando amamos, te aseguro, nadie nunca, nos olvida.

Muchos nos tienen miedo, porque no todos aman con tanta intensidad, como los Escorpios. Quizá por eso terminaste por irte.

Y te pido en sueños, me quemes, me ahorques y después me abraces. Porque sí, así somos los escorpios de intensos con los demás. Y sólo tu podías con tanta intensidad. Evitabas que me desbordara en emociones que no tan fácil podía conciliar.

Y ahora estoy aquí, de nuevo desnudó para ti, dispuesto a que me abras en dos. Regalarte mi veneno, y entonces, volverte a enamorar. Pero recuerdo que nadie nos pertenece y también yo te quise dejar.

Entonces, me vuelvo a guardar mi intimidad para mi. Ya sólo mis gatas me verán desnudo, porque el privilegio ya no será más tuyo, ni mío.

Que también las obras de arte son olvidadas.

La intimidad que era de los dos ya no existirá más y ahora tu le cederás tu sexo a alguien más. Y yo soy Escorpio y por coraje también lo haré. Porque la venganza también nos da de vivir. Y sin ti, ya no me interesa ser mejor persona.

Te lanzaré un hechizo que te haga volver, y así, yo podré una vez más dejarte y quizá esta vez, olvidarte.

Porque soy Escorpio y si ya no me sirves, no dudaré en desecharte. Aunque después termine por lastimarme.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s