Soberbia: Una inauguración mal anunciada

Imágenes: Facebook Oficial de Soberbia

Luego de asistir a la maravillosa fiesta de pre inauguración del nuevo lugar en el Centro Histórico, Soberbia, el domingo pasado, decidí repetir la hazaña este jueves en la inauguración al público. Sin lista de invitados ni ninguna otra prerrogativa, decidí vivir la experiencia como cualquier hombre gay mortal que quiere divertirse un rato en esta ciudad.

Lo primero es que siendo el día uno, ya se hizo la famosa fila que ha caracterizado a su hermana mayor, La Puri, sólo que para acceder a Soberbia era el doble de larga. La apertura de puertas, según las redes sociales oficiales del lugar, era a las 5 pm, yo llegué pasadas las 6:30 pm sólo para darme cuenta que, tristemente, el lugar seguía cerrado. Sin explicación alguna por parte del personal, el acceso comenzó pasadas las 8 de la noche, eso sí, una chica pasó repartiendo cortesías de cerveza. Afortunadamente un conocido me ayudó a no ser de los últimos de la fila (sí, me metió pues), aún así accedí al lugar varios minutos después de que comenzara el ingreso.

Antes de continuar quiero hacer notar que a lo largo de la fila, muchas personas comenzaron a ingerir alcohol en la vía pública. Evidentemente esto no es culpa de Soberbia, sin embargo, las personas formadas tuvimos que lidiar con borrachos desde antes de entrar al establecimiento en un ambiente de inseguridad. Otro punto a destacar es que los asistentes en su mayoría eran heterosexuales.

Ya dentro del lugar, Soberbia es todo lo que prometía y más: el espacio, la música, las bebidas, todo ahí es una verdadera fantasía y la fiesta es por mucho una de las mejores de la ciudad, hay que destacar que el personal que ahí labora es muy atento. Por el contrario, las cosas que odiamos de La Purísima se hacen presentes: la falta de espacio para bailar, los empujones y sobre todo la presencia de heterosexuales que poco respetan los espacios destinados a la diversidad.

No me quedé mucho, quise conservar el buen sabor de boca de la pre inauguración, y quiero pensar que la mala experiencia de las más de 3 horas que muchas personas hicieron para acceder al lugar, es algo que no ocurrirá en el futuro. Respecto a los bugas en los espacios de la diversidad, para mí no son bienvenidos debido a los múltiples casos de violencia que han propiciado en otros sitios LGBTTTI, pero sé que no hay mucho que se pueda hacer.

Hasta aquí mi experiencia en Soberbia, espero regresar algún día pues me gusta pensar que lo ocurrido sólo se haya tratado de una mala organización en su primer día. Pero ustedes vayan y juzguen por sí mismos, quizás mis andanzas por todos los centros nocturnos, bares y antros LGBTTTI me hace menos tolerante a las filas, a lidiar con bugas y bailar apretado entre mucha gente.

Lo bueno: la música, el lugar y el ambiente en general son increíbles, las bebidas están a precio accesible y hasta ahora parecer ser un espacio seguro.

Lo malo: las más de 3 horas de espera para entrar que te harán bendecir y extrañar la fila de Rico (con todo respeto y sin comparaciones innecesarias) y el hecho de que haya más heterosexuales que personas LGBTTTI.

Mi consejo: Persona LGBTTTI, ve a Soberbia a disfrutarla y a hacerte tu propia opinión, pero no lleves mochila porque tardarás más entrar. Amigo buga, no vayas.

¡corran todos a Soberbia y cuéntenos cómo les fue!

 

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s