Y sólo a veces

Y sólo a veces te empiezo a extrañar, cuando ya no estás en las noches para hacer cucharita.

Cuando los viernes por las noches, nos quedábamos en casa, escuchando ribs de Lorde, y nos prometíamos crecer juntos.

Y sólo a veces te extraño cuando en las pedas con mis amigos ya todos preguntan por ti y ya no sé qué decir.

Cuando mi cama se siente vacía y yo también, que siento que caigo.

Y sólo a veces te extraño, cuando nos poníamos pedos con cerveza mientras fumábamos mota y después me quitabas la ropa.

Cuando te perdías en mis ojos, nos besábamos y esa era una buena forma de iniciar el día.

Y sólo a veces te extraño, cuando yo no tengo por quien más suspirar. Que ahorita me siento totalmente gris y por lo menos me gustaría sentir el dolor de tu partida.

Te extraño en la pista de baile, bañados de las luces neón, sudando y oliendo a alcohol. Besándonos entre la multitud con himnos jotos en el fondo.

Y sólo a veces extraño tu cara de pendejo cuando ya estabas bien astral, y me decías que tu destino era yo.

Cuando íbamos a comer con tu mamá a casa Toño, y le confesaba que tu eras mi todo.

Y sólo a veces te extraño cuando voy a la playa, y tu cuerpo lleno de arena daba la apariencia que eras totalmente de oro. Que besarte en aguas saladas era toda una experiencia.

Cuando sólo tú sabías cómo entrar en mi sin lastimarme y me mirabas con tanta magia, que en cada coito me presentabas a Dios y tener sexo era toda una experiencia religiosa.

Y sólo a veces te extraño cuando ya no tengo ni inspiración en escribir cosas cursis y tontas, porque ya ni me siento enamorado.

Te extraño cuando ya no tengo a quien contarles mis sueños. Cuando todo se a desvaneciendo y siento que ya nada vale tanto la pena.

Y sólo a veces te extraño cuando escucho a Florence y ya no tengo con quien bailar, como si estuviéramos en medio de un ritual mágico.

Te extraño cuando me veías con esa mirada insinuante, cuando me quitabas la ropa y me hacías sentir seguro con mi cuerpo y las estrías de mi abdomen.

Cuando me refugiaba en tus brazos, y entonces sabía que estaba en casa. Y te extraño.

Y sólo a veces te extraño, cuando voy por la calle e imagino lo que estás haciendo. Que nadie te va a querer como yo. Que nadie se va atrever a besarte aunque hayas vomitado. Que pronto todo eso te dará asco.

Y sólo a veces…

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s