Ciudades olvidadas

Saliendo de la fiesta, me acuerdo, fuimos a tu departamento ahí por el sur. Ya medio ebrios y llenos de tacos de suadero, corrimos a tu cama, ahí bajo las sábanas.

Acostados, besándonos aún teníamos notas de ron y tequila. Bajo las sábanas ahí fue donde nos perdimos; fue ahí donde encontramos ciudades perdidas, ciudades olvidadas llenas de polvo. Fue ahí donde fuiste explorador, buscando oro.

Bajo tus sábanas encontramos ciudades en las cuales perdernos y encontrar tesoros que antes creíamos inexistentes. Fuimos náufragos en desiertos enormes. De pronto éramos reyes y tiranos. Dioses que pronto serían olvidados.

Bajo las sábanas fue ahí donde nos encontramos, cuando me besabas conocía a Dios en tierras ajenas a las mías. Y de pronto me desnudabas y construías templos dentro de mis costillas. Conquistabas todas mis venas. Y entonces nos dábamos cuenta que nos estábamos enamorando de pies a cabeza.

Corríamos del sol y del amanecer, esperábamos que estando tapados no pasaría la noche tan rápido. Viajar a la luna y olvidarnos de todos. Ya no quiero que te enamores de otros.

Y bajo tus sábanas que olían a jabón, entre tus almohadas, íbamos cayendo en pozos profundos, arriesgándolo todo, y no teníamos miedo de caer pues ya sabríamos como levantarnos.

Abrazarnos y buscar refugio en nuestros cuerpos. Tener calor bajo la piel que nos envuelve. Perdernos en ciudades olvidadas que jurábamos jamás serían encontradas.

Jugar a ser antropólogos buscando civilizaciones antiguas, descubrir en cada lunar un planeta distinto. Perdernos en el universo de nuestros ojos.

Bajo las sábanas hacer el amor y no tener miedo a ser descubiertos. Descubrir monumentos. Y al recorrer mi cuerpo aventurarte más en estas ciudades encantadas. Conquistando cada rincón con tu saliva impregnada.

Autoproclamandote rey de estas ciudades olvidadas. Construiste puentes y jardines, desempolvaste lugares que antes los daba por perdidos. Bajo tus sábanas nos movimos entre mitos, fuimos leyendas y también testigos de lo mucho que nos quisimos.

Bajo tus sábanas encontramos ciudades olvidadas, que pensamos, nunca serían encontradas.

gatopoeta

Me gusta escribir acerca de cosas de fantasía, amor y desamor.

Deja un comentario