Sólo tienes que pedirlo

Y sólo tienes que pedirlo…

Pídeme que me quede a la mañana siguiente de haber tomado cerveza y de haberte bailado. Sólo tienes que decirme que me quede un poquito más, igual y nos podemos seguir besando hasta que dejemos de sentirnos tan desconocidos. Que tu lengua me cuente de ti.

Y perdón si soy muy intenso, pero soy escorpión, y me apresuro muy fácilmente. Perdóname, pero quizá, tú y yo podamos ser compatibles.

Sólo tienes que pedirlo; nos podemos conocer mejor debajo de tus sábanas, ahí donde no entre la luz del sol. Me esconderé en el refugio que serán tus brazos y vellos. Piérdete entre mis muslos, entre mis nalgas conóceme mejor.

Y si quieres te puedo enseñar mundos diversos, navegar contra corriente, naufragar en tu cama todo el domingo, pues en las calles sólo habrá fantasmas. Pidamos pizza y veamos películas. Mirarte a los ojos y saborear el deseo que es tenerte. Mañana puede que estemos muertos ¿para qué perder el tiempo?

Sólo tienes que pedirlo ¿sabes? Pídelo, no te cuesta nada. Pídeme lo que quieras, me gusta estar a tu disposición. Y perdón si soy tan intenso. Incendiemos tu habitación.

Cántame al oído, incéndiame. Y cuando estemos cansados te puedes recostar en mi espalda. En el relieve de mis nalgas. Deja algún vestigio de que estuviste aquí. Una cicatriz o algo que difícilmente se borrará de mi piel.

¿Y si nos arriesgamos?

No me tengas miedo.

Vamos a bailar, tengo pasos que quiero enseñarte. Del piso recógeme, y baila conmigo. Sigo disponible sólo para ti. Pídelo y se te será dado.

¿Qué es ese fuego que emana de tus ojos?

Que ganas de sentarme en tus piernas. Quiero ahorcarte y después besarte.

¿Sabes? No te tengo miedo.

Quémame si quieres. Que yo vivo del fuego, volvámonos cenizas. Recorre todo mi cuerpo, hasta que ya no quede ningún rincón que no conozcas.

Construye un templo dentro de mi, conquista mi cuerpo, conságrame con tu saliva y sudor.

Sólo tienes que pedirlo. Pídeme que me quede, no te cuesta nada. Prometo que mañana me seguirás interesando.

Ponte reggaetón del viejito, podemos bailar toda la noche. No importa si se adelanta el reloj, cuando estoy contigo el tiempo se detiene.

Sólo tienes que pedirlo, no te cuesta nada.

gatopoeta

Me gusta escribir acerca de cosas de fantasía, amor y desamor.

Deja un comentario