El que nada debe…

Amigxs: De entrada yo se que mi columna son los viernes y que normalmente no hago textos que no sean de la escena drag, sin embargo (tras los sucesos que pasaron con el #MeToo esta semana), me llamó la atención un texto que recién se publicó en este medio sobre el suicidio del señor Armando Vega-Gil. Yo lamento profundamente el fallecimiento del señor, pero también lamento que no haya tenido los huevos suficientes para afrontar el problema y realmente probar su inocencia. Este hecho solo lo incrimina más y pues dicen por ahí que el que nada debe, nada teme.

Nota relacionada:  ¡Bailo por Armando Vega-Gil, la primera víctima del #MeToo en México!

Como todos saben, yo personalmente estoy hasta el huevo de ver a hombres cis heteros blancos y clase alta/mediera (o mierdera como Tamara de Anda @plaqueta les llamó una vez en un programa que tuvo llamado El Podcats) haciéndose las víctimas cuando siempre han sido victimarios y me pueden encontrar en redes, en particular en Twitter (@msinfortuna) peleándome a cada rato y tirándole caca a ese sector por el simple hecho de ser privilegiado.

Bueno, el punto es que tocaré algunas opiniones o “argumentos” (si es que a esas cochinadas se les puede llamar así) que me llamaron mucho la atención:

  • Ellas provocaron que se matara: Nope, de hecho, él mismo señalo que fue un acto consciente de su parte, además dudo mucho que la denunciante, mucho menos las feministas le pusieran una pistola o unas pastillas (o lo que sea que haya utilizado para suicidarse) a su alcance para hacerlo. Fue un camino “fácil” para escapar de los problemas y digo fácil entre comillas, porque hay una brecha muy distinta entre decir que se quiere morir y hacerlo, además fácil no es, se requiere (y mucho) de lo que le faltó.
  • Es que hay ahora más denuncias falsas: En primera, dejen su pseudo feminismo a lo Marta Lamas (que de entrada es inmamable y más al defender a los vatos con el libro sobre el acoso que publicó el año pasado). En segunda, si las chicas que denuncian lo hacen anónimo es porque no sienten la completa seguridad de hacerlo público. De por sí, la justicia mexicana está de la vil chingada y tras poner sus denuncias en el MP los acosos a ellas siguen más cabronas y hasta las terminan violentando el doble o triple. Ah y antes de que me metan al morrito argentino que se suicidó por una “acusación falsa”, les repito lo que dije al iniciar este texto: el que nada debe, nada teme.Además ¿no han notado lo hipócritas que son los vatos? Hace un mes una chica se suicidó porque un güey difundió sus nudes y en vez de culpar a un movimiento, se pusieron a rolar el pack de la occisa y terminan diciendo estupideces como ella se lo buscó, para qué se toma nudes, se debía dar a respetar y andan muy orondos diciéndoles por eso las violan/matan. Y no es que yo quiera incitar a la burla general hacia Vega-Gil y a los onvrez (porque ese no es el fin de este texto), pero tras esto, ahora ya estoy con la idea en la cabeza de decirles: por eso se suicidan, vatos chillones.
  • Es que las feminazis ya nos quieren matar: ¿Qué verga esperaban tras siglos de supremacía masculina? ¿Que los recibieran (como dice el Peje) con abrazos, no balazos? Las mujeres, al igual que los indígenas, los negros, la comunidad LGBTTTI yo me atrevo a compararlos (a estos sectores) como ollas exprés, no puedes avivarles el fuego y tenerlas tapadas todo el tiempo. Llegará el punto en que todo está por estallar y no se podrá controlar.

Desde mi punto de vista, el señor Vega-Gil no es víctima de nada más que de su propia cobardía, de su propia miseria. A sus fans, me da muchísima (pero muchísima) risa que lo pongan en un altar de mártir cuando todxs sabemos que NO LO PINCHES ES. En verdad y con el respeto que me tienen, no sean sesgados chingao, que su talento y su obra no sea justificación de lo (supuestamente) mierda que fue en vida, hay que aprender a separar estas cuestiones (y eso va para muchos).

En cuanto al nombre de la sección donde fue publicada la opinión, ¿Políticamente incorrecto? (desde mi visión) no lo creo, el hecho de defender al sistema tradicional que siempre defiende al varón blanco cis hetero de clase alta/media es lo más políticamente correcto que hay (facts are facts, America). No me alegro de su muerte, pero tampoco voy a pasar por alto todo esto y pues ¿qué le quedaba al señor?

El suicidio de Vega-Gil llevó a que muchos en las redes coincidiéramos en que el punto no está en las “declaraciones falsas”, sino en saber como enfrentarlas y esto a su vez nos lleva a la idea de que su salud mental no era la mejor, no estaba en la condición para dar la cara y demostrar su inocencia (en caso de que lo fuera o no). No se como vean amixes.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s