#Profano: Tan Lejos

Por: Arturo De La Cruz

 

Un día más y aún estoy aquí, sentado sobre la silla de madera cuyo pálido color refleja la tristeza de mis ojos.

El cielo rojo se funde con el dorado del sol que, melancólico, se dibuja en la ventana de la habitación

La pluma y el papel sobre la mesa, el reflejo del marco de tu foto, los ilumina, estás ahí.

Tú, siempre tú, eres quien se esconde dentro, muy dentro, y yo ansioso espero el momento.

En que un descuido del viento te traiga hasta aquí para tomarte entre mis brazos y no dejarte ir.

El cielo es testigo de cómo he deseado tenerte entre mis brazos, pero es sólo un recuerdo lo que me tiene con vida.

¿Cuanto va a durar la agonía?, no lo sé, no sé si acabará o terminará por matarme.

O acudirá a salvarme el recuerdo de tus besos, o a destruirme el dolor de no tenerte.

El día cesará pero yo aquí estaré, fiel a tu recuerdo, cada minuto que transcurra y el sonido del reloj se tornará escandaloso.

Al percibir la soledad que inunda este salón, y aunque miro alrededor no hay nada que lo llene.

Sólo el silencio del dolor que me causa no tenerte, la noche viene ya y obscura trae recuerdos.

Y remueve sentimientos que creía ya olvidados la ansiedad y mi deseo de tenerte aquí a mi lado.

Arturo de la Cruz

Deja un comentario