Volver a intentarlo

—Mira, seré breve…

—No sé, estaba pensando ¿te gustaría intentarlo? Mañana me voy lejos y me da un poco de miedo. No quiero irme a la playa solo. Yo sé que es fin de año y quieres estar con tu familia, pero, y si después ya no estamos vivos. Yo sé que es muy pronto, el trabajo nos quito mucho tiempo, pero me gustaría poder volver a verte, así como antes lo hacíamos.

Mañana me voy por la noche, aquí estaré en la Tapo y no quiero irme solo, me dijeron mis amigas que lo intentara que no me apegara a ti y que quizá allá encontraría a alguien más, pero, no puedo pensar en nadie más que en ti.

En tus ojos color café, y en tus labios. En tu lunar cerca de la ceja izquierda y en tu nariz chueca. No puedo dejar de imaginar tu cuerpo bañado en sal y arena. Y tu vello, y tus manos tocando mi cuerpo.

No sé tú, pero ya me canse del tiempo frío aquí en la ciudad. La ciudad nos está quitando gran parte de nuestra vida, entre esos largos caminos de regreso a casa, entre tanta gente histérica y las luces frías que no nos dejan ver las estrellas.

Y me acordé mucho de ti ayer que la luna casi tocaba la tierra. Se veía enorme y hermosa, y en Oaxaca se vería mucho mejor, pero todo tendría mucho más sentido si tu estás conmigo.

Y si, me da risa, estoy un poco obsesionado con el mar, pero nunca me he sentido tan libre cuando piso la arena, y siento el agua cubrir mis pies.

Mañana me voy y no compré boleto de regreso, sólo de ida y no sé, sale el camión a las once pero si puedes llegar, aquí tengo otro boleto para ti.

Por eso te escribía, para saber si por un acción espontánea y mágica también te animas. Dejemos todo atrás, ya luego visitamos a nuestros familiares, yo también dudé mucho en dejar a mis gatitas solas pero sé que estarán bien.

No sé, es que te imagino ahí conmigo, pasando estas últimas fechas juntos y mi corazón se llena de esperanza. La ciudad ya no nos ofrece nada en especial. Echemos raíces en otro lado, arriesguémonos, de todos modos nos vamos a morir algún día, no sé por qué tenemos que perder tanto tiempo.

Yo sé que tú también quieres, sólo hay que intentarlo. Mira, si no te gusta entenderé si regresas a la ciudad. Yo ya estoy harto de vivir en tanta monotonía, me siento gris y ya casi ni sonrió.

No necesitamos tanto dinero, podemos acampar en la playa y hacernos de una fogata por las noches, seguro encontramos a mucho viajero sin rumbo como nosotros. Quien sabe igual hasta en una de esas nuestro amor nos pueda transformar en mejores personas.

Ahí compramos la cerveza y la mota, podemos dormir juntos todas las noches y no tener miedo a que el tiempo nos eche a perder todo. Allá tiempo es el que sobrará.

Pero si tu ya no me quieres, ni modo.

No sé si quieras volver a intentarlo.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s