Reflexiones al pie de página

¿Qué pasa cuando llegas al final de una serie? Una vez que aparecen los créditos por última ocasión frente a tus ojos, una horrenda sensación de vacío invade tu estómago. Devoraste una serie que prometiste terminar en un par de semanas en tan sólo tres días. Ya no habrá más que ver sobre esa historia, no verás más a esos personajes tan entretenidos. Has llegado al final.

No todas las historias de amor tienen un “felices por siempre”. Estoy seguro que ya lo sabes, este no es el primer texto que lees sobre el desamor.

Recuerdo perfecto el final de El Viaje de Chihiro; la pequeña debe abandonar ese fantástico mundo para volver con sus padres y continuar con su vida. Haku, el co-protagonista, debe quedarse para saldar la deuda con la malvada bruja que mantenía cautiva a Chihiro.

chihiro3

La chica corre hacia el final del túnel, sabe que Haku y todas las personas que conoció en aquella dimensión han de quedarse atrás. Atraviesa el oscuro camino y encuentra el auto de sus padres, ambos caminan frente a ella. Todo sigue normal, nada ha cambiado. Bueno, Chihiro cambió demasiado, pero al parecer es la única que sufrió modificaciones.

Así se siente dejar una relación, no importa si pasaste ahí tres meses o dos años, si querías a alguien, seguramente entiendes el hueco en el estómago luego de volver a tu vida normal, a tu vida sin esa persona.

Luego de muchas enmendaduras, mi corazón roto y vuelto a pegar recibe de forma distinta una separación inminente. Quizá sea la esperanza de resolver las cosas, quizá sea la escasa madurez alcanzada a los 22 años o tal vez sea la triste sensación de certeza al saber que debíamos separarnos.

ap,550x550,16x12,1,transparent,t.u1

Alguna vez, hace muchos años entendí que de amor no se vive. No importa cuánto amor tengas por alguien, si no existe confianza, respeto y empatía, cualquier tipo de relación está destinada al fracaso. Y no digo que el amor no sea suficiente, al contrario, a veces el amor nos hace sentir tan fuertes que nos hace creernos capaces de cargar con las dudas, el dolor y los pesares que rodean un noviazgo.

Este no es un texto donde, para empoderarnos a todos los recién solteros, usaré palabras vivarachas y ofensas a nuestros “ex’s”. Realmente tengo muchas cosas hermosas que decir sobre alguien tan especial. No fue la falta de amor lo que nos llevó a despedirnos, fue el amor propio el que me condujo a decidir que necesitaba espacio.

Hablando de finales, la secuela de Ralph El Demoledor fue la único que logró hacerme llorar luego de mi rompimiento. El final es cruel pero realista. Ralph y Vanellope siguen siendo los mejores amigos del mundo, pero ambos tienen caminos distintos, sueños distintos, vidas que deben seguir a pesar de la separación implícita para continuar hacia sus metas personales.

Lloré, lloré mucho al entender la importancia de dejar ir. Fueron las lágrimas suficientes para comprender la complejidad de mi decisión.

Mi tinta rosa cambia su tonalidad desde hoy, no por tristeza sino por duelo. Sigue siendo rosa, sigo siendo yo, pero las despedidas siempre logran cambiarnos de algún modo.

Gracias por cambiar mi vida, gracias por enseñarme a ser más paciente. Gracias por las risas. Siempre serás mi mejor amigo.

hasta pronto

 

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s