No obvios, no gordos, ¿pero sí hondureños?

Como todos saben el pasado viernes 19 de octubre, más de 4 mil migrantes provenientes de Honduras, trataron de entrar por la fuerza a nuestro país, uno de los países más sobrepoblados del planeta, lo cual desató muchas reacciones en las redes sociales, muchos en contra, pero sorprendentemente, muchísimos más a favor de que los sudamericanos comenzaran una nueva vida en México.

Nota relacionada: Buscar jotas ¿Por qué los heterosexuales son tan jotas?

Entre mis contactos y personas que sigo en mis diferentes espacios sociales, pude ver la solidaridad de la comunidad LGBTI+ con los migrantes, y llamó poderosamente mi atención la hipocresía de sus publicaciones pues decían que todos somos seres humanos, que estas personas son nuestros hermanos, que nos quejamos de las políticas migratorias de Estados Unidos, pero que somos la misma mierda, y tienen razón, sólo que nosotros somos más mierda.

Antes de pensar en cobijar a los migrantes y llamarlos ‘hermanos’, muchos integrantes de la comunidad LGBTI+, deberían empezar por hermanarse y humanizar a las personas que tienen al lado, dejar los estereotipos y el bufe, pues esos que pregonan su amor por los sudamericanos, son los mismos que he visto hablar mal, burlarse y rechazar a otros tantos por ser muy ‘obvios’, ‘gordos’, ‘pobres’, ‘viejos’, ‘feos’, ‘morenos’, ‘vestidas, ‘trans’, y un sin fin de etcéteras.

Esta situación me pone a pensar que en realidad no se preocupan por los migrantes y la situación política, económica y social que Latinoamérica está sufriendo y que orilla a muchas personas a buscar una mejor vida en otros países, creo firmemente que usan de pretexto la miseria de estas personas para proyectar una imagen propia positiva, aunque por dentro sean unas cacas secas.

Nota relacionada: Buscar apestamos Todos ya apestamos desde antes de los 30

No me malentiendan, soy firme creyente de que las personas deberíamos poder entrar y vivir donde mejor nos parezca, sin embargo creo que antes de abrir las puertas para los migrantes, deberíamos abrir nuestra mente tan cuadrada, para conocer a las personas que tenemos al lado y no rechazarlas por cuestiones tan pendejas como las antes mencionadas. ¿Por qué no aplicamos la misma empatía para los que tenemos cerca?

Ulises Rodríguez

Un comentario sobre “No obvios, no gordos, ¿pero sí hondureños?

Deja un comentario