Los miércoles usamos rosa

Hoy es tres de octubre, hoy es miércoles. Seguramente si eres fan de la película Chicas Pesadas, mientras lees estas líneas, estás usando alguna prenda de color rosa y te sientes totalmente fetch.

La sección de noticias de Facebook está repleta de opiniones a favor y en contra de este evento tan extraño. Una gran mayoría estaba emocionado desde ayer, pensando en qué usarían, en cómo se vería la ciudad mañana, y en la facilidad que implicaría identificar a otros “inventados” al ir vestidos o vestidas de rosa.

Por otro lado, un buen número de personas tachaba de tontos, borregos, poco originales y hasta ridículos a las personas que mostraban interés en participar.

Esta mañana fue todavía más notorio. Por un lado, muchas personas ya comenzaban a subir sus selfies con su prenda rosa. Otros narraban lo divertido que era mirar a las personas vestidas de rosa durante su camino a sus respectivos trabajos o escuelas. El otro grupo se encargó de compartir memes desacreditando estos actos.

Los ataques continuaron. Ser o no ser rosa, ser o no ser una “chica pesada”, esa es la cuestión.

Incontables son los “trenes del mame” que semana tras semana se vuelven virales en redes sociales, algunos nos resultan lo suficientemente atractivos para unirnos y otros los dejamos pasar, pero podría apostar que cualquiera de nosotros hemos entrado a la moda del momento.

Como ya había escrito con anterioridad al contar mi opinión al respecto del mame de Thalia, sigo sin comprender por qué existe una necesidad casi insuperable por mantener un papel de crítico implacable ante las acciones de otros. Si yo quiero vestir de rosa por seguir a un personaje de Hollywood, puedo hacerlo. Si quiero cantar que soy feliz mientras muevo un vestido de flecos imaginario, puedo hacerlo. Si quiero ser superficial uno o todos los días de mi vida… ¡puedo serlo!

El no estar a favor de una moda está bien, no la sigas. No vistas de rosa, no sigas a Thalia en Instagram, no hagas drag, no bailes reggaetón, no te subas al tren del mame. Pero de verdad, no te subas. Publicar cada 20 minutos un estado en contra del suceso viral y comentar cada estado o fotografía de alguna persona que decidió sí unirse, es también subirse al tren.

Escribo esto con una camisa rosa debajo de un suéter rosa, tengo más apariencia de Damien que de Regina George pero yo me siento muy, pero muy fetch con mi outfit. Si quisiste hoy salir en mood Mean Girl o si decidiste ser la Janis Jian de tu oficina, disfruta este delicioso miércoles homosexual.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s