Cultura Lifestyle

Feminismo Radical y Transfobico ¿Qué es una TERF?

Los grupos miniritarios tienen sus propias luchas aun dentro de las minorias, para muestra el feminismo radical y transfobico de las TERF.

Los seres humanos poseemos una cantidad basta de virtudes que solo es equiparable con nuestros defectos. Uno de los defectos más nocivos que el ser humano puede tener se reduce a la discriminación y la cosa empeora cuando hablamos de la discriminación entre grupos vulnerables y minorías. Uno creería que al ser minoría es mucho más sencillo conseguir aliados ¿verdad? La realidad dista mucho de ese escenario. Ejemplos de estas ironías de la vida los encontramos con gays homofobos, mujeres machistas y feministas transfobicas y es justamente de estas últimas es de las que hablaremos hoy.

Nota relacionada: Me equivoqué, debí decir “feminazismo”

¿Qué es una TERF?

Probablemente el término TERF no te suene pero es una forma de referirse a las Feministas Radicales Trans-Exclusionarias (por sus siglas en inglés Trans-Exclusionary Radical Feminists) y básicamente, las TERF son personas que se escudan en el feminismo para luchar por la igualdad a conveniencia particular. Es decir que las TERF tienden a excluir a las personas transexuales por motivos que rayan entre el odio y la discriminación androfóbica. Por un lado no reconocen a las mujeres trans al haber nacido como hombres y el por el otro, descalifican a los hombres trans por transicionar al género masculino. Para las TERF las únicas mujeres que cuentan son las cisgénero y por ende, la única expresión de feminismo que contemplan es aquella que se reduce al hembrismo y la exclusión aunque (irónicamente), muchas TERF sean parte del colectivo LGBTTTQAI+.

¿Qué tan lejos va la transfobia de las TERF?

Los actos de discriminación de las TERF contra las personas trans van desde negarle derechos fundamentales como el acceso a la salud pública, grupos de ayuda y atención psicológica a mujeres, grupos escolares, de escritura e interacción cultural hasta el uso de baños públicos. Existen TERF’s que son mucho más extremistas y violentas, al punto de definir a las mujeres trans como hombres gay que se odian a sí mismos o simplemente, invisibilizando su identidad como mujeres y de ahí, que su aversión pueda a extenderse a mujeres bisexuales, asexuales, drag kings y genderqueer (aun siendo cisgénero).

Nota relacionada: ¿Qué es #MeQueer y por qué es importante unirse a este movimiento?

Lo que es importante recordar es que el feminismo no es una excusa para la segregación. Cada nueva ola feminista busca la igualdad entre cada individuo pero sobre todo, la sororidad entre las mujeres. Ahora bien, imaginemos que el colectivo LGBTTTQIA+ se refugia debajo de un gran paraguas en el que todos sus integrantes buscan hacerse con una red de apoyo contra el mundo hasta que, alguien, decide empujar a otras personas a la intemperie y la lluvia. Las TERF podrían ser el ejemplo de esta situación y con sus acciones, lanzan a la lluvia a las personas trans.

¿Son las TERF parte de un grupo de odio?

La respuesta es sí.  A nadie le gusta ser señalado como parte de un grupo de odio pero eso no hace que formen parte de uno. Ejemplos de este tipo de personas los encontramos con homofóbicos, racistas, sexistas, misóginos e incluso con los fanáticos religiosos. Para estas personas la idea de que su actuar sea señalado como algo malo e incluso como un acto de odio les resulta un completo shock; ya que a conciencia, ninguna de sus acciones tiene ese fin (al menos no a su modo de entenderlo). Pero discriminar es una acción de odio casi tan equiparable como lo es rechazar, reprimir, violentar, invisibilizar o asesinar a otra persona por su raza, credo, sexualidad, identidad o cualquier otra característica de su persona.

Nota relacionada: #CaféEtéreo: Invisibilidad Bifobica.

Ser feminista y al mismo tiempo, ser  parte del colectivo LGBTTTQIA+ no son asuntos separados o causas desiguales. Por lo esto es importante recordar, que el movimiento LGBTTTIQA+ se inicio gracias a una mujer transexual feminista de color que además se asumía como bisexual por tanto, el feminismo no le pertenece a las TERF sino a todos los que deseen ser un aliado y no puede, bajo ningún concepto ser excluyente, androfobico o pro transfobia aunque esa, sea otra ironía de la vida.

Ilustración de Daniel Valladares (@cuyo003). Sigue a Daniel en Instagram: Daniel Valladadero Instagram

Un comentario

Deja un comentario