#ElQueQuieraEntenderQueEntienda

Más tóxica que bonita

Nos enfrentamos a una deshumanización por el bien mayor y peor aun, a dejar de ser victimas del sistema para ser victimarios, vastos son los problemas como para que además, cada uno le pongamos el pie al otro en sus aspiraciones de querer mejorar ya sea su persona, trabajo o sueños.

Como cualquier estudiante de quinto semestre, ya estoy preparando mi tema de tesis enfocado en la comunidad Drag Queen de la CDMX y he de reconocer que al principio tanto de mi carrera como al adentrar a todo este movimiento, no es lo que esperaba.

Al paso del tiempo me di cuenta de una peligrosa constante: no existe la unidad drag, y si la hay, solo es valida mientras perteneces a un grupo en especifico ¿Podemos decir que esta mal? Claro que no, pero también es cierto que esta marcada división no ayuda a la causa, al contrario, enaltece los prejuicios negativos que desgraciadamente han caracterizado al movimiento LGBT: poca empatía, frialdad con el prójimo y mucho, mucho “salseo”.

Programas digitales como “La Mas Draga” y “Versus Drag Queen México” despertaron a un gigante que creíamos dormido o exiliado a solo los concursos de bares y alguno que otro show mas, me refiero a la intolerancia, al que inclusive bautizaré como “bufe tóxico”. No me doy golpes de pecho camaradas, pero lo acontecido estas ultimas semanas evidenció tanto odio, tanta ira que aquellos que se llaman amigos, no lo hacen más.

Rodolfo Usigli, autor de las “mascaras de la hipocresía” habla de México y de su posicionamiento alrededor de lo que el describe “anatomía del mexicano” en resumidas palabras explica que la gran mayoría tiene predilección de que le vaya mejor a su persona que al país, en un bien detallado ensayo sobre el pensamiento pareciera que solo idealizamos jalar “agua para nuestro molino” sin importarnos el otro y sus problemas a pesar de que pueden ser compartidos.

Nos enfrentamos a una deshumanización por el bien mayor y peor aun, a dejar de ser victimas del sistema para ser victimarios, vastos son los problemas como para que además, cada uno le pongamos el pie al otro en sus aspiraciones de querer mejorar ya sea su persona, trabajo o sueños.

¿Cómo es posible que existan amplios grupos que se autodenominan “tóxicos” para  justificar bromas hacia temas como violaciones, secuestros, asesinatos o lo más lamentable, destruir el autoestima de personas que solo buscan un lugar en una comunidad que aspiran a llamar “hermana”?

Y termino de esta manera: en la Alemania nazi habían judíos que acusaban a sus compatriotas para poder quedarse con sus pertenecías y agrandar sus riquezas, años después ellos mismos fueron aprendidos por las tropas de Hitler y clamaron ayuda de aquellos a quienes acusaron con anterioridad ¿Qué ocurrió? Nadie acudió al llamado.

¿Vestidas podremos lastimarnos pero nunca hacernos daño?

No estoy de acuerdo.

Nota relacionada: Me equivoqué, debí decir “feminazismo”

 

Deja un comentario