Santo no, cómplice si

Hace dos semanas el mundo despertó hacia una pesadilla y a la Iglesia Católica le fue arrojada una bomba atómica, peor que la recibida allá en el 2002. Los escándalos sexuales son cosa del casi diario para la religión mas poderosa del mundo pero esta vez fue diferente, hace 16 años la información fue dándose paulatinamente, casi a cuenta gotas nos fuimos enterando de los horrores perpetrados en las congregaciones y monasterios de los Estados Unidos, pero una investigación local daba cruentos resultados: más de 1.000 niños fueron abusados sexualmente por 300 “sacerdotes abusadores” católicos en seis diócesis de Pensilvania durante los últimos 70 años.

¿Cómo pudo suceder esto de nuevo?

La Iglesia carga con sus demonios pero nosotros, la población civil (creyentes y ateos) vimos muchas señales y no quisimos hacer caso a ellas. 7 décadas de atrocidades y solamente conocemos las que ocurrieron en Norteamérica ¿Qué hay de las demás naciones subyugadas por la religión católica? Nuestro flamante ex arzobispo Norberto Rivera ha sido acusado reiteradas veces de encubrir a sacerdotes pedófilos en los estados de Guerrero, Oaxaca y Chiapas ¿Dónde esta la justicia? ¿Acaso esperan que su Dios los perdone al momento de su vida?

Los papas Francisco y Benedicto XVI pecan de ciegos o idiotas, cual sea la razón es claro que es una catástrofe para millones de fieles que sus jerarcas eclesiásticos sean tan cabizbajos a un tema que por siglos (mas en el XXI) ha estado presente y no han hecho nada para ya sea evitarlo o hacer justicia para las victimas. Pero hay uno en especial, el cual merece la completa atención y, en palabras de este escritor, su justo lugar en la historia como un complice y perpetrador de un listado que presentare y que pueden ser catalogadas como crímenes contra la humanidad: el mal llamado “santo” Juan Pablo II.

Nota relacionada: El sonido de la gente conservadora

Juan Pablo II no puede ser un ejemplo:
Dio protección a Marcial Maciel y a los curas pederastas

Apoyo a las dictaduras

Abaratamiento de las canonizaciones

La suciedad irresoluta del banco Ambrosiano

Ataques contra los teólogos disidentes

Intromisión en asuntos de otros gobiernos

Otorgo más poder a los poderosos

Atacó los derechos sexuales

La homosexualidad fue otro de sus temas predilectos: es un pecado, afirmó, y punto. El rechazo a que las mujeres decidieran sobre su cuerpo también fue uno de sus postulados. Ni hablar de incorporarlas a puestos de dirección en la curia u ordenarlas sacerdotes (aunque la Biblia no haga la menor restricción al respecto).

Y lo mismo con su fijación por el celibato sacerdotal, una represión que se ha comprobado que puede fomentar el abuso contra menores.

Ese hombre fue declarado santo, sin serlo.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s