Marcha para que dejen de estar ching*ndo

Hace un par de días encontré una recopilación de vídeos donde sale la famosa cantante mexicana Thalía. En ellos, se observa a la intérprete en un constante estado de alegría y euforia, canta, baila, hace chistes, saluda a sus seguidores; todo esto dentro del marco que ofrecen las historias de la app Instagram.

De inmediato compartí el vídeo, me pareció de lo más gracioso y entretenido. Poco después pude ver un brote de publicaciones donde se le criticaba: “ya quítenle el celular” decían la mayoría de los usuarios.

Nota relacionada: No es pedofilia, es Twitter

El disgusto no se quedó ahí, diversos portales de información compartieron notas hablando sobre una supuesta marcha, supongo ficticia como otras tantas, para quitarle el celular a la señorita Thalía. ¿Por qué? Porque sí.

Mi pregunta es: ¿en qué les afecta? Si las historias de la cantante no son de tu agrado, no la sigas. Si el humor que ella maneja no te gusta, no la sigas. Si te parece infantil y boba… ¡No la sigas!

Thalía así como muchos otros internautas ocupamos nuestras redes sociales para compartir lo que nos venga en gana, por lo tanto, si ella o yo o cualquiera decide compartir su comida, sus fiestas o su intimidad es su problema.

Nota relacionada: ¿Putear o no putear?

Tenemos todo el derecho de no estar de acuerdo con algo, obvio hay cosas desagradables o poco atractivas dependiendo de nuestros gustos. La opinión y expresión son totalmente libres, pero, si tu postura busca censurar a otros es cuando todo se torna muy mal. ¿Qué ganan organizando un evento así?, ¿creen que Thalía dejará de hacer lo que le gusta por un grupo de personas amargadas? Claro que no. Y sí, les llamo amargados por que no encuentro un mejor adjetivo para ellos.

Esto me lleva a la ola de opiniones sobre La Casa de las Flores. Si te gustó, felicidades, si no te gustó, pues también. Amar esa u otra serie no te hace mejor ni peor. Detestarla mucho menos. Poco importa tu nivel de conocimientos si ocupas dicha posición para minimizar los gustos de otras personas. No se es superior a nadie por ningún motivo. No pierdas el tiempo enlistando las razones por las cuales odias algo, al resto del mundo le valdrá madre y seguirá viendo lo que le apetezca.

No busco restringir. Suelta tu veneno, deja fluir tu opinión en un mundo donde la expresión de nuestras perspectivas está al alcance de un “compartir”. Pero, este texto de tinta rosa está en favor de dejar vivir al prójimo. Me gusta el ánime, soy fanático de Lady Gaga, joteo a gusto y como pizza con piña. Habrá un buen número de personas capaces de criticar cada uno de esos gustos, y está perfecto. Pero, no importa cuánto detestes mi forma de vivir, comer o comportarme, seguiré igualito.

Mejor que se arme una marcha para que dejen de estar chingando. Ahora sí que: este es mi perfil, si no te gusta ¡vete!

 

Feer Barrera

Comunicador, fotógrafo, LGBT+. En constante búsqueda de la belleza para poder capturarla en luz o tinta.

Un comentario sobre “Marcha para que dejen de estar ching*ndo

Deja un comentario