#NarrativaMágica

Te seguiré queriendo

Voy a seguir queriéndote al despertar y sentir tu boca tocar la mía aunque tengamos mal olor. Te voy a seguir queriendo cuando los rayos del sol nos hagan levantarnos y al tocar tu cuerpo sintamos el impulso de hacer el amor.

Seguiré queriéndote por las mañanas, cuando me quites el calzón y sienta tu cuerpo sobre el mío, así como un ritual, así como una ceremonia; te querré cuando en esta oleada de intensidades me presentes la divinidad que habita dentro de ti.

Te voy a seguir queriendo cuando juntos nos hagamos café con leche y hablemos antes de ir a trabajar. Y por las mañanas cuando prepare la ducha recorreré tu cuello, limpiaré tus pezones con jabón, también tus axilas, sentiré tus vellos y también tú pene rozar mis nalgas. Limpiaré tus pies y también tu espalda.

Te seguiré queriendo cuando nos preparemos para nuestras respectivas actividades. Nos besaremos mucho antes de irnos. Y todo el día pensaré en ti.

Al medio día cuando me sienta triste, miraré tu foto porque seguro estaré ansioso por volverte a ver. Lameré mis labios intentando rescatar aquel sabor que seguro me dejaste.

Te seguiré queriendo cuando sienta mi celular vibrar y sepa que eres tú mandándome un mensaje de texto, me dirás lo mucho que me extrañas y lo mucho que me quieres ver. Ambos llegaremos a la conclusión de cuánto nos necesitábamos y cuánto nos necesitamos ahora.

Por la tarde sentiré los últimos rayos de sol tocar mi cuerpo y como magia sigilosa sentiré que este calor que me proporcionan estos rayos, no son más que el recuerdo de tu cuerpo tocando el mío.

Y cuando la noche caiga y ya hayamos llegado a casa con olor a sudor y a tabaco, nos besáremos como si lleváramos mucho tiempo sin vernos a pesar de que fueron sólo unas horas. Me besarás y jugueteando me agarrarás las nalgas.

Iremos a cenar tacos o tal vez sushi. Tomaremos una o dos cervezas, porque nunca es mal día para tomar cerveza. Después te querré cuando saltemos al sofá como niños que aún no quieren ir a la cama.

Empezaré a quitarme la playera y después con una mirada coqueta me quitaré el pantalón. Serás mi único espectador mientras me quito mi calzón. Y te seguiré queriendo cuando bailemos desnudos.

Y cuando nos de sueño, te seguiré queriendo cuando me tomes de la mano y me lleves a la alcoba. Seguiré queriéndote cuando sienta tu lengua recorrer mi boca. Cuando me digas que me amas, yo te seguiré queriendo también.

Te diré que eres algo mágico en mi vida, me seguirás tocando bajo las sábanas y muchas risas se nos escaparán al momento. Te querré tanto cuando me abraces y juntos durmamos, cuchareando hasta volver a ver el sol tocar nuestra alcoba.

Te seguiré queriendo cuando vayamos por la calle y no nos importen las burlas de la gente. Te querré cuando juntos nos defendamos de tanto odio al que estamos expuestos. Y cuando me repitas mil veces al oído que no está mal amarnos, yo, te seguiré queriendo.

Escrito por: Francisco Hdez. Verdiguel

Ilustrado por: Irene Lemus

http://www.instagram.com/irenelemusv

Deja un comentario