Entretenimiento

Reseña: La Casa de las Flores

La nueva serie original de Netflix está dando mucho de qué hablar, ¿ya la viste?

«Todas las familias felices se parecen,
pero las infelices lo son cada una a su modo»- 
León Tolstói

Casa2_.jpg

Tras meses de espera y expectativa, Netflix estreno hoy por la madrugada (específicamente a las cuatro am) La Casa de las Flores. La serie que juega con la nostalgia de las telenovelas mexicanas clásicas (solo que con mejores actuaciones) y elementos del drama, la diversidad, los temas tabú, la comedia y el humor muy, muy negro.

De la imaginación del guionista, director y escritor Manolo Caro (quien dirige todos los capítulos y co escribe varios de los guiones)  conocido por películas como Elvira, te daría mi vida pero la estoy usando La vida inmoral de la pareja ideal,  de la mano de los productores Rafael Ley, María José Córdova y Mariana Arredondo contando con las actuaciones de Cecilia Suárez, Aislinn Derbez, Dario Yazbek Bernal, Sheryl Rubio, Juan Pablo Medina, Sawandi Wilson, Arturo Ríos, Claudette Maillé y el retorno de Verónica Castro tras diez años de ausencia de la televisión.

casa3.jpg

Ver La Casa de las Flores es hacer un viaje catártico (y agónico) al interior de nuestras propias familias. Al padre ausente que mientras sea buen proveedor vive una doble vida con dos familias e hijos regados por ahí. La madre, que finge que todo esta bien a pesar de estarse cayendo a pedazos todo sea, por evitar el que dirán y por último los hijos, cada uno tan disfuncional y encantador en su propio caos. Porque en toda familia hay un hermano o tío gay, la hermana divorciada que lucha para que el amor vuelva a su vida y el pariente que requiere desesperadamente salirse del molde. Aunado a los vecinos chismosos, las redes sociales y las nuevas generaciones con su propio lenguaje posmoderno. Entre elementos de Los Ricos También Lloran mezclado con el humor oscuro de Morirse en Domingo Six Feet Under. La Casa de las Flores promete entretenerte de principio a fin sin decepcionar, hacerte reír mientras te identificas con los personajes y hacerte sufrir, sobre todo rumbo a la recta final.

En la serie conoceremos las desaventuras de la familia De La Mora, dueña de uno de los negocios más lucrativos de la clase alta de México: La Casa de las Flores. Virginia y Ernesto de la Mora viven un longevo matrimonio, con tres hijos Paulina, Elena y Julián dignos de un estampa, la familia De La Mora son la típica familia perfecta. Aunque eso sea solo en la superficie, porque  su mundo esta a punto de derrumbarse.

Un día, durante el cumpleaños del patriarca de la familia se aparece Roberta (la amante de Ernesto de la Mora y ex trabajadora de la floreria) se suicida dentro de la florería destapando con esto, todos los secretos enterrados. Dos familias, crisis económicas, transexualidad, marihuana, salidas del armario y enredos románticos se desarrollan entre intrigas, traiciones y desamor. Porque al final del día, la familia chueca, derecha o dañada seguirá siendo familia pero ¿Es posible perdonar todos los actos perpetrados por nuestra familia? ¿Se puede salvar nuestra familia sin hundirse en el intento?

Estas son algunas de las interrogantes con las que nos encontraremos entre pétalos, tallos y lentejuelas.

Altamente recomendable. Desoladora, cruel y brutal.
La Casa de las Flores tiene aún, muchas historias que contar.

Deja un comentario