Por: Ulises Rodríguez

Imágenes: Internet

Es difícil de creer que en pleno siglo XXI, aún existen lugares y culturas en las que sean criminalizadas las relaciones, ya sean sexuales o amorosas, consensuadas o no, con otra persona del mismo sexo, sin embargo es real y en algunos casos se castiga con la muerte.

Para empezar y contrario a lo que todos creen, en Rusia no es un delito ser homosexual desde 1993, sin embargo en 2013 se aprobó una ley que prohibe todo tipo de propaganda gay y se imponen multas a cualquier muestra homosexual en espacios públicos y redes sociales. Se sabe incluso que existen grupos homofóbicos que se dedican a acechar a personas LGBTI+ para golpearlos y dejarlos al borde de la muerte.

gay-3

Nota relacionada: Presentan danza gay en reclusorios de la CDMX

No obstante, hay lugares en el mundo donde las cosas están peores: en países árabes y algunos africanos se condena a pena de muerte, entre ellos, Sudán, Somalia, Mauritania, Arabia Saudita, Nigeria, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Afganistán, Pakistán, Yemen, Brunei, Iraq e Irán son las naciones sin misericordia y que conllevan a lo letal. Mayoritariamente esto se debe a la ley islámica que prohiben los casos contra natura.

El continente africano no pasa inadvertido en este sentido, pues Sudáfrica es la única nación que no criminaliza a personas homosexuales, pero en Marruecos, Argelia, Túnez, Libia y Egipto una persona gay podría pasar hasta 14 años de cárcel.

gay-1

Nota relacionada: La Afirmación de Ámsterdam: Personas, Política y Poder

Castigos que van desde multas económicas, hasta años en la cárcel, flagelación o la muerte existen en países como Botsuana, Camerún, Gambia, Ghana, Kenya, Malawi, Mauricio, Namibia, Nigeria, Sierra Leona, Swazilandia, Uganda, Tanzania, Zambia, Bangladesh, Brunei, India, Malasia, Pakistán, Singapur, Sri Lanka, Antigua y Barbuda, Barbados, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Kiribati, Papúa Nueva Guinea, Samoa, Islas Salomón, Tonga y Tuvalu.

 

Deja un comentario