¿Putear o no putear?

Un conductor decide dejar su homosexualidad y lo atacan, mientras que un bar fomenta la promiscuidad y lo celebran.

Anuncios

Amor adulterado

El bar abría a partir de las nueve de la noche. El barman siempre era el centro de atención de todos los hombres que iban a divertirse. Tenía una altura digna de un modelo de pasarela, sus ojos eran de color miel con pequeños destellos de verde; su cuerpo era estilizado, parecía una de esas…