Por: Arturo De La Cruz Medina

“Y bien, ¿qué ha sido de tu vida?”, fue el elocuente inicio de una plática que había esperado casi diez años, pero nunca es demasiado tiempo para un viejo amigo. Debes estar hinchándote de billetes, ¿no es así? Primero ese ascenso en el trabajo, supe que te fue muy bien con eso, más los dolaritos que recibiste como herencia tras la muerte de tu padrastro, debes vivir muy bien vaya que ese niño traía torta bajo el brazo – Oscar sonreía afable mientras negaba con la cabeza, – pues a decir verdad lo del ascenso fue completamente inesperado, fue como un golpe de suerte, desafortunadamente no para todos fue así, no para la familia de Esteban -, -¿Esteban? Pregunte, – sí, Esteban era el apoderado legal  de la empresa para la que trabajo, al pobre lo secuestraron y lo mataron, venia de regreso del aeropuerto, acababa de dejar a su mujer que iba a salir de viaje ese mismo día la muy infeliz se iba de viaje con su amante a Cadaqués España y el Esteban ni en cuenta, como el se la pasaba todo el día en la oficina, la esposa se la pasaba chantajeándolo con que siempre estaba sola y no tenia nada que hacer, así que el Esteban le daba todo con tal de tenerla contenta, tarjetas de crédito, dinero, viajes, de todo y mientras ella clásico de las gringas cuarentonas andaba  con un chavito de veintitantos que conoció nada mas y nada menos que en la iglesia de la congregación mormona a la que asiste cada domingo.

Nota relacionada: #LetrasRubias: Oasis

Así que cuando secuestraron al Esteban,  llamaron a su casa para pedir el rescate pero cual seria su sorpresa que nadie respondió nunca las llamadas, la gringa andaba consintiéndose en Europa con el amante y hasta a la sirvienta mando de vacaciones a su pueblo, dicen que el teléfono sonó y sonó durante días y nadie contestaba, en la empresa todos creyeron que de ultima hora él había decidido acompañar a su esposa de viaje, por que desde antes ya sabíamos que empezaba a desconfiar un poco de ella, y varios de nosotros le habíamos aconsejado seguirla muy de cerca, así que nadie lo buscó, todos confiaban en que llamaría tan sólo para presumir que se la estaba pasando de lujo con su esposa pero no fue así, pasaron los días, y para cuando la esposa volvió de España, los secuestradores ya se habían cansado de esperar una respuesta y como no podían esperar más ,y mucho menos dejarlo libre, se lo echaron, le cortaron el cuello con un cuchillo de cocina y luego el tiro de gracia por si estaba aún un poco vivo, después fueron y lo tiraron afuera de su oficina, en un callejón que daba a un gran hotel y todavía tardaron en encontrarlo otros tres días. Fue una prostituta que trabajaba por la zona, se dio cuenta de que el cadáver estaba ahí por que oyó sonar su celular desde la esquina del hotel así que se acercó y lo vio ahí tirado boca abajo, lo primero que pensó es que era un tipo que de borracho se había quedado ahí tirado en la calle e intentó quitarle el celular, pero cuando se acercó para buscar el aparato e intentó voltearlo boca arriba para basculearlo se encontró con la cara hinchada del Esteban ya de días de muerto, aún así sacó el celular y con ese mismo dio aviso a la policía para que vinieran a recoger el cuerpo, en la declaración la prostituta afirmaba conocer al Esteban decía que varias veces había solicitado sus servicios e insinuaba que tal ves su esposa estaba relacionada con el homicidio, curiosamente después nos enteramos que la que estaba marcando el número del celular esa noche era la gringa furiosa porque había hablado a la oficina y el señor Gómez, dueño de la empresa, le informo que su marido tenia dos semanas de no ir a trabajar y ni siquiera se había reportado por lo que estaba despedido, lo cual traería como consecuencia que todas sus cuentas bancarias incluyendo las que ella despreocupadamente manejaba estaban congeladas hasta que el se presentara a firmar su despido y dar una explicación de su prolongada ausencia.

Nota relacionada: Amor adulterado

Al día siguiente la mujer fue a reconocer el cuerpo sin vida del Esteban en compañía de su amante veinte años menor, y esa misma tarde asistimos todos al velorio en el que, a pesar de que no todos se llevaban bien con él, estuvieron presentes hasta que finalizó el servicio. Algunos de ellos tal vez movidos sólo por el morbo ocasionado por lo escandaloso de su caso y en el entierro. Casi todos llevaron cantidad de flores, semanas después la policía hizo pública la investigación que revelaba los detalles del penoso incidente y como fue que se llevo a cabo el secuestro, también desmintieron la teoría de la prostituta y deslindaron de toda sospecha de culpa a su esposa, después de todo esto y cuando se hubo olvidado un poco el asunto, el tema de quien sería el que ocupara el puesto del fallecido Esteban empezó a tomar fuerza y pocos días después el señor Gómez me lo ofreció debido a que los demás empleados en posibilidad de desempeñarlo se mostraban renuentes por la premura con la que todo ocurría y preferían conservar los puestos que ya desempeñaban y no herir susceptibilidades, esa misma noche fui a casa y le di la noticia a Tania lo cual contrario a lo que yo creía la entusiasmo bastante, y así fue como conseguí el ascenso bastante interesante el caso ¿no te parece? Deberías escribir algo respecto a esto seria una buena historia para uno de tus libros – tienes razón no es mala idea siempre y cuando los familiares estuvieran de acuerdo en que lo hiciera – Tratándose de la gringa seria cuestión de que le ofrecieras una buena cantidad – Muy buena yo diría, aun así lo tomare en cuenta, pero platícame acerca de tu hijo ya debe ser todo un jovencito.

5 comentarios

  1. Pingback: I Follow Rivers

Deja un comentario